>> In English

HABLANDO CON SU
ADOLESCENTES

Comunicación

Las dos cosas más importantes que usted puede compartir con sus hijos que es ama y que siempre loes amará, y que usted tiene valores y expectativas sobre sus comportamientos. ¿Cuál es la forma más sencilla que Usted puede saber lo que su hijo/a piensa acerca del sexo? ¡Pregúntele! Y entonces siéntese y escúcheles, pero realmente ponga atención.

Cuando empezar a hablar sobre estos temas

Puede empezar a una temprana edad, e invitar un diálogo continuo. Haga preguntas acerca de lo que ellos saben o lo que sienten y aliéntelos a hacer sus propias preguntas. ¡Sera un padre accesible! Charlas sobre el amor, relaciones con otras personas y sexo pueden comenzar tan pronto como a los seis años de edad y deben continuarse durante la adolescencia.

Si su hijo tiene la edad suficiente para hacer preguntas, él o ella tiene la edad suficiente para recibir respuestas sencillas y correctas. Cuando su hijo/a este en la escuela intermedia, necesitará ser franco y claro. Pueden hablar de los beneficios de tomar buenas decisiones y establecer metas para el futuro.

Hable acerca de esperarse para tener relaciones sexuales y por qué esto es una opción saludable. También pueden hablar de emociones y relaciones con otras personas. Cuando su hijo comience la escuela secundaria, continúe reenforzando lo que ya han hablado sobre salidas con los amigos, relaciones, valores, auto-disciplina y las consecuencias de las relaciones sexuales precoces.

Esté siempre dispuesto a hablar y escuchar. Empiece a conversar a una edad temprana para que cuando llegue el momento de hablar de temas difíciles usted y su hijo/a ya han construido una relación que permite que ese tipo de conversaciones sean cómodas, profundas y tengan sentido.

Edad de Escuela Primaria

Puede hablar sobre amor y relaciones amistosas con otras personas con un niño de tan sólo seis años, no necesita hablar detalles acerca de sexo, pero si pueden hablar acerca del afecto, amor y como tratar a otros con respeto y a la

vez puede decirle a su hijo por qué él o ella siempre deben esperar ser tratados con respeto. Cuando su hijo tenga la edad suficiente para hacer preguntas, él o ella tendrán la edad suficiente para recibir respuestas sencillas y correctas.

Edad de Escuela Intermedia

Cuando su hijo está en la escuela intermedia puede hablar muy claro con él o ella. Establezca reglas claras acerca de salidas con chicas o chicos, explíquele por qué es importante tomar buenas decisiones en cuestiones de sexo. Hablen acerca de establecer metas para el futuro, discutan las influencias negativas, en los medios de comunicación, las presiones sociales, el consumo de drogas y alcohol y los peligros de la tecnología.

Hablen acerca de las consecuencias físicas, emocionales y sociales de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, hablen sobre esos sentimientos, sobre relaciones amistosas y de diferente tipo con otras personas y el esperarse a tener relaciones sexuales, hable el por qué el esperarse a tener relaciones sexuales hasta después del matrimonio es una opción saludable y por qué esto es uno de sus valores
más importantes.

Edad de Escuela Secundaria

Cuando su hijo asista a la escuela secundaria, continúe hablando con él, durante estos años, sus pláticas pueden ser de gente mayor.
Comparta lo que Ud. piensa y haga preguntas acerca de lo que ellos piensan. Hable acerca de las salidas y relaciones con otras personas, los valores personales y el autocontrol,

continúe hablando de sus metas. Hable sobre los riesgos de tener relaciones sexuales demasiado joven, acerca de las maneras de decir "no" y cómo salir de situaciones difíciles. Asegúrese de que su hijo/a sabe que puede acudir a usted y para hablar de cualquier cosa.

Barreras Comunes para Establecer una Conversación

Como padre, usted sabe que tiene que guiar a su hijo/a sobre su comportamiento sexual - pero a menudo sentimos miedo y ansiedad que nos impiden hablar al respecto. Para superar estas barreras, es importante: 1) reconocer las actitud defensiva o "excusas" que se puedan estar utilizando, 2) entender los sentimientos que Ud. pueda estar teniendo y

3) comprender los beneficios de hablar, esto le ayudará a sentirse más cómodo hablando con su hijos. Obsérvese a sí mismo para identificar si Ud. presenta alguna de las siguientes defensas comunes que le impidan hablar con su hijo acerca de la abstinencia sexual hasta el matrimonio:

“¡Pero si son sólo niños!”

Para muchos padres, ver que su hijo o hija se convierte en un adolescente es como perder a sus "bebé," algunas veces sienten que al hablarles de sexo esto hará que ellos crezcan demasiado rápido y se perderá la conexión especial que existe entre ellos. En realidad estas conversaciones ayudan a los padres a acercarse aún más a sus hijos manteniendo las líneas de comunicación abiertas asegurándose de que éstas siguen jugando un papel importante en la vida de su hijos cuando él o ella crezcan.

“No mis hijos. Yo sé lo que ellos están pensando.”

Muchos padres luchan con el deseo de retener a sus hijo/as o darles más libertad cuando entran a la adolescencia, algunos creen que sus hijo/as no están preparados para hablar de sexo, creen saber lo que ellos piensan y en que ocupan su tiempo. Pero en el mundo de hoy, no siempre es posible mantener el control, especialmente con todo el sexo que se muestra en los medios de comunicación y en Internet. La mejor manera de influir en las opiniones de los jóvenes acerca de sexo de un niño y sus acciones es hablar con ellos acerca de esperarse para tener sexo.

“¿Tengo que hablar con ellos acerca de ESO?”

La simple idea de hablar de sexo con sus hijos hace que muchos padres se sientan incómodos, es por eso que es importante recordar que son los padres los que pueden influenciar a sus hijos a esperarse a tener relaciones sexuales sin tener que usar un lenguaje tan explícito. Los padres simplemente pueden compartir sus valores sobre lo que creen y quieren para sus hijos. Para muchos padres, esto significa alentar a los jóvenes a esperarse a tener relaciones sexuales hasta el matrimonio. Las investigaciones muestran que los adolescentes que se esperan para tener relaciones sexuales tienen más probabilidades de que ser feliz y exitosos.

“Me preocupa lo que mi hijo piense de mí.”

Es comprensible que los padres quieren sentirse facultados y tener el respeto de sus hijos, algunos temen que al hablar de sexo harán el ridículo delante de ellos y por lo tanto evitan tener esta conversación. Otros creen que sus hijos ya han reconocido los valores de sus padres y piensan que sus hijos ya saben lo que ellos opinan y sienten sobre el sexo. Pero eso no es necesariamente la realidad. Los padres tienen conocimientos importantes que deben compartir con sus hijos al conversar. Incluso, si las palabras no salen perfectamente, aun así los padres pueden hacer la diferencia en la vida de sus hijo/as, y ellos van a respetarlos por abordar el tema.

"¿Qué pasa si no puedo responder a sus preguntas?"

Todos los padres a veces se sienten abrumados, especialmente cuando se trata de un tema tan difícil como el sexo, muchos temen no saber lo suficiente. Si su hijo/a está todavía en el periodo en que "el sexo es asqueroso”, los padres pueden pensar que está bien esperar, y que pueden tener la conversación más adelante, pero deben recordar que la responsabilidad es sólo de ellos y que no necesitan ser expertos en todo, solamente necesitan comenzar la conversación, y para que ésta sea más fácil empiece ofreciendo pequeños fragmentos de información durante la conversación. Si usted no sabe la respuesta a una pregunta, diga "vamos a buscarlo juntos" - y luego hacerlo. Los libros, los sitios de internet educativos son buenos lugares para encontrar información correcta, o puede hablar con su médico familiar.

Consejos para Hablar

Hablar de sexo es sin duda una de las conversaciones más importantes que tendrá con sus hijos, también es uno de los temas más difíciles. Es aconsejable hablar con ellos aún a una temprana edad y con cierta frecuencia para ellos entienda que tan importante es esperarse para tener relaciones sexuales. Pero si usted es como la mayoría de los padres y no está seguro de cómo hacerlo. Estos son algunos consejos:

Mantenga una actitud relajado

Hablar sobre el sexo puede convertirse un tema muy pesado, por lo tanto puede relajarse. Use un poco de humor no para restarle importancia al tema, sino para reducir la ansiedad de los dos.

No sermonee, comparta su conocimiento

Cuente a sus hijos lo que Ud. sentía cuando Ud. tenía la misma edad que ellos, para que ellos sepan que Ud. entiende lo que ellos sienten ahora. Durante la conversación no solamente hable, hágales preguntas, necesita ser una discusión de dos vías. Los adolescentes responden mejor cuando hablas con ellos, que para ellos, aunque Ud. no le vea así sus hijos realmente quieren saber lo que Ud. piensa sobre el sexo y cómo Ud. quiere que ellos se comporten al respecto, pero quizás ellos no se atrevan nunca a preguntarle acerca del sexo, por lo que usted necesita tomar la iniciativa.

Aproveche el momento oportuno

Muchos eventos comunes de a diario se presentan de una forma natural para iniciar la conversación. Puede ser la escena de una película o un programa de televisión, o quizás la letra de una canción o una historia en las noticias. Utilice estos momentos, o cualquier otra situación que le parezca correcta, como una manera de iniciar una conversación.

Comparta la información poco a poco

Trate de no hablar sobre todo el tema en una sola ocasión, puede llegar a ser agobiante e incómodo para los dos, comparta solamente pequeños fragmentos de información y su opinión cada vez. Poco a poco, sus hijos entenderán la idea general y le agradecerán que no haya hecho de la plática un gran sermón.

Qué decir

Cuando converse con sus hijos y hablen sobre sexo hágalo de una manera honesta y de forma abierta, conteste sus preguntas con la información correcta. Si no está seguro de su respuesta o le preocupa dar información incorrecta, investigue en libros y sitios de internet educativos o pregúntele a su médico familiar. La juventud de hoy día enfrenta presiones constantes para que tengan relaciones sexuales, hable con sus hijos acerca de sus metas y un futuro, sobre las influencias presentes en sus vidas y edúqueles para que tengan relaciones saludes con otras personas.

Relaciones Saludables

Las relaciones saludables están basadas en el respeto, el cuidado, la confianza y el deseo de ayudar el uno al otro a crecer. Explique a sus hijo/as que el empezar a tener actividad sexual a muy temprana edad puede inhibir su crecimiento intelectual y emocional como un adolescente, enséñeles que puede mostrar afecto a las personas sin necesidad de tener relaciones sexuales con ellas. Anime a su hijo/a a escoger amigos que tengan los mismos valores de su familia, ayúdeles a que entiendan que la violencia nunca es parte de una relación saludable.

Enséñeles que las relaciones saludables no nacen de la nada, requieren esfuerzo. Las relaciones saludables, entre amigos, parejas románticas o dentro la familia, promueven conductas positivas y saludables y crecen en confianza, comparten objetivos é intereses comunes, ofrecen apoyo y permiten a las personas crecer y progresar.

Influencias

Para ayudar su hijo/a a desarrollar relaciones saludables, necesita saber las influencias y presiones que enfrenta que lo empujen a ser sexualmente activo/a.

Las Hormonas

La pubertad es el periodo en la vida cuando un niño o una niña alcanzan madurez sexual, es un cambio físico que normalmente ocurre entre las edades de 10 y 14 años para las niñas y las de 12 y 16 para los niños. La pubertad afecta a los niños y niñas en una manera diferente. Con los cambios en la pubertad se manifiestan altas y bajas emocionales cuando se liberan hormonas en el cuerpo que causan sentimientos de tipo sexual; estos sentimientos crean una curiosidad natural sobre el sexo opuesto. Pero las hormonas no tienen por que controlar a un adolescente, su hijo puede aprender que los impulsos naturales pueden esperar para así obtener beneficios de a largo plazo y metas saludables, Ud. puede ayudar enseñando a su hijos/as a aprender este principio de placer retrasado en lugar de gratificación instantánea.

Influencias en los Medios

La cultura de hoy día envía mensajes constantes a los adolescentes sobre el sexo. El tema común de muchas películas, programas de televisión, letras de canciones y sitios de Internet es que el sexo fuera del matrimonio es una parte natural y deseable de la vida: es normal, divertido, excitante, y no tiene consecuencias El internet puede ser un lugar peligroso para adicciones sexuales porque ofrece aislamiento, fantasías é imágenes sexuales.

Presión de Grupo

Los amigos que son sexualmente activos pueden tener una fuerte influencia sobre su hijo/a. Muchos adolescentes hablan cómodamente sobre el sexo entre ellos porque es discutido abiertamente en sus programas de televisión favoritos, películas o canciones.

Alcohol y las Drogas

El alcohol es un depresivo y por lo tanto bloquea las inhibiciones normales de un adolescente. Aunque su hijo/a sea fuerte en sus deseos de abstinencia sexual, el consumo de alcohol disminuye su habilidad de pensar correctamente y recordar sus metas. Los adolescentes que fuman son más propensos a beber alcohol y consumir drogas. Los adolescentes que beben alcohol y consumen drogas tienen más probabilidades de ser sexualmente activos, también tienen siete veces más probabilidades de tener relaciones sexuales que aquellos que no beben alcohol y los adolescentes que consumen drogas tienen cinco veces más probabilidades de ya haber tenido relaciones sexuales.

Relaciones con Otras Personas y Salidas con Jovencito/as

Otra influencia que su hijo/a enfrenta es la idea de que el sexo es una parte necesaria de una relación seria. Muchos adolescentes no entienden la diferencia entre los sentimientos sexuales y el amor real. El sexo puede ser un acto físico sin ningún compromiso real. En una relación amorosa, usted se compromete a cuidar de la otra persona, en vez de si mismo. La diferencia de edad es importante, si los adolescentes salen con alguien de su propia edad, solamente el 13% de ellos tienen relaciones sexuales. Pero si salen con alguien que tan sólo sea 2 años mayor que ellos, el 26% tienen relaciones sexuales, 3 o más años mayor, el 33% de ellos tienen relaciones sexuales.

Escuela

Las cosas que su hijo/a aprende en una clase de salud o un programa de educación sobre la pubertad, pueden ser útiles y una buena manera para empezar a platicar. Infórmese sobre el plan de estudios y la manera en que el maestro está enseñando. ¡Con las pláticas adicionales en casa, sea parte de la enseñanza! Recursos.